miércoles, 15 de agosto de 2012

Álvaro

Se trata de una historia de amor. Entre él y yo.

Todo el día onomatopeyando...oy, oy, oyoyoyoyoyoyyyo y así hasta el infinito.


Tanto su baba como la mía, cae.

2 comentarios:

  1. es una historia de amor preciosa...felicidades :-)

    ResponderEliminar
  2. Y la historia me la conozco que es maravillosa como tú :)

    ResponderEliminar